Última actualización: Miércoles, 21 Agosto 2019, 23:30 GMT

CIDH condena tiroteos masivos y todo discurso de odio, racismo e intolerancia en los Estados Unidos de América

Fuente Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
Fecha de publicación 6 Agosto 2019
Citar como Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), CIDH condena tiroteos masivos y todo discurso de odio, racismo e intolerancia en los Estados Unidos de América, 6 Agosto 2019, disponible en esta dirección: https://www.refworld.org.es/docid/5d49f5fd4.html [Accesado el 22 Agosto 2019]
Descargo de responsabilidadEsta no es una publicación del ACNUR. El ACNUR no es responsable, ni respalda necesariamente, su contenido. Todas las opiniones expresadas pertenecen exclusivamente al autor o fuente y no necesariamente reflejan las del ACNUR, las Naciones Unidas o sus Estados Miembros.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena enérgicamente los tiroteos que tuvieron lugar recientemente en El Paso, Texas; Dayton, Ohio; Chicago, Illinois y Memphis, Tennessee, que resultaron en al menos 34 víctimas fatales y más de 50 personas heridas. La CIDH expresa su solidaridad con las víctimas de estos graves hechos y se une a su dolor en estos momentos tan difíciles.

La CIDH observa con gran preocupación que los ataques masivos han ocurrido con frecuencia en los últimos meses, dejando a la población en estado de vulnerabilidad. En este sentido, la masacre ocurrida en El Paso es muy preocupante. Según información pública, el atacante habría escrito un "manifiesto" dirigido contra la migración y la población hispana de los Estados Unidos. Este hecho es deleznable. Se trataría de una acción dirigida contra una población debido a su origen, en medio de un debate sobre migración en los Estados Unidos.

La CIDH observa con preocupación las expresiones que estigmatizan a los migrantes y a otras minorías, y condena todos los crímenes motivados en el odio, el racismo, la xenofobia e intolerancia. Asimismo, reitera su llamado a las autoridades a abstenerse de proferir discursos que puedan incitar a la violencia y hace un llamado a la población en general a que rechacen cualquier expresión violatoria de la dignidad del ser humano. Los crímenes de odio o discursos fundamentados en doctrinas de superioridad basadas en diferencias sociales y humanas son moral y legalmente condenables, socialmente injustos, peligrosos y contrarios a las normas y estándares internacionales e interamericanos sobre derechos humanos.

La CIDH reitera que es deber fundamental de los Estados implementar medidas legislativas, políticas e institucionales articuladas para proteger y garantizar los derechos de igualdad y no discriminación. Frente a las lecciones de la historia acerca de ejemplos de graves crímenes ocurridos por la exacerbación del odio contra determinados grupos, toda sociedad democrática debe adoptar las medidas necesarias para prevenir y sancionar estos hechos, especialmente en un contexto regional de aumento de discursos discriminatorios.

En los últimos años, la CIDH ha condenado enérgicamente numerosos tiroteos masivos en Estados Unidos e instado reiteradamente al gobierno a adoptar una legislación efectiva de control de armas para prevenir y reducir sustancialmente la violencia. Muchos lugares públicos se han convertido en el centro de esta violencia como las escuelas, los lugares de conciertos y lugares de culto, y poco ha cambiado en términos del acceso irrestricto de civiles a las armas de fuego. Estas últimas tragedias vuelven a llamar la atención sobre la urgente necesidad de adoptar medidas que constituyan políticas efectivas de control de armas, junto con otras que apunten a prevenir el discurso de odio en los Estados Unidos.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Buscar en Refworld