Última actualización: Martes, 18 Septiembre 2018, 17:16 GMT

Colombia: Ataques a instituciones obstaculizan el acceso a la educación

Fuente Consejo Noruego para los Refugiados/Centro para el Monitoreo del Desplazamiento Interno (NRC/IDMC)
Fecha de publicación 10 Julio 2018
Citar como Consejo Noruego para los Refugiados/Centro para el Monitoreo del Desplazamiento Interno (NRC/IDMC), Colombia: Ataques a instituciones obstaculizan el acceso a la educación, 10 Julio 2018, disponible en esta dirección: http://www.refworld.org.es/docid/5b452f994.html [Accesado el 19 Septiembre 2018]
Descargo de responsabilidadEsta no es una publicación del ACNUR. El ACNUR no es responsable, ni respalda necesariamente, su contenido. Todas las opiniones expresadas pertenecen exclusivamente al autor o fuente y no necesariamente reflejan las del ACNUR, las Naciones Unidas o sus Estados Miembros.

El miércoles 4 de julio, la escuela primaria de La Pacheca en la región colombiana de Catatumbo fue seriamente dañada por un ataque armado.

"Este ataque brutal contra lo que se supone es un espacio seguro para que los menores de edad aprendan, crezcan y jueguen es una grave violación de los derechos del niño. Poner fin a estos ataques debe ser una prioridad para el gobierno", dijo Christian Visnes, director nacional del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) en Colombia.

Durante el primer semestre del año, 44,829 estudiantes y 2,285 docentes fueron obligados a suspender las clases como resultado de los enfrentamientos entre los grupos armados en el Catatumbo. Hasta el momento, este año, al menos 80 instalaciones educativas han tenido que suspender temporalmente las clases por temor a la violencia en esta región. Los niños y niñas que no asisten a la escuela en las zonas de conflicto están más expuestos al reclutamiento forzado por parte de los grupos armados, y se convierten en víctimas del trabajo y el abuso infantil.

Desde enero (2018) se ha reportado un número récord de 26 minas terrestres y restos explosivos cerca de las aulas escolares. 3,459 estudiantes han sido obligados a suspender las clases como resultado de esta grave violación.

"Demasiados niños y niñas en Colombia no han estado en la escuela por años debido al confilcto. Lograr que estos niños y niñas regresen a la escuela será calve para asegurar la paz" dijo un profesor a NRC en un área rural de Tumaco en Colombia.

"La educación es clave para proteger a los niños en situación de riesgo, pero también para lograr una paz duradera en Colombia. Sólo una adecuada inversión económica en la educación y una efectiva protección podrán promover una generación en paz en este territorio, disminuir el conflicto armado y contribuir a la estabilidad y el progreso económico ", dijo Visnes. Además, todos los grupos armados deben cumplir sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y no cometer ataques contra la educación.

NRC insta al gobierno colombiano a respaldar la Declaración de Escuelas Seguras del 2015, donde los países se comprometen a proteger a los estudiantes, los docentes y los establecimientos educativos de los ataques durante los conflictos armados. 75 naciones han firmado la declaración hasta el momento.

"Las autoridades educativas en Colombia deben anunciar su respaldo a la declaración lo más pronto posible. Deben garantizar que las necesidades y los derechos de los menores de edad y los jóvenes sean respetados para sacar al país adelante", instó Visnes.

Buscar en Refworld

Países